¿Cómo educar a un hijo/a correctamente?

October 22, 2018

Cuando tenga un hijo voy a hacer todo al revés: en cuanto cumpla 3 años voy a decirle: "amor, no tienes que ser un ingeniero. No tienes que ser abogado. Da igual la profesión que escojas cuando seas grande. ¿Quieres ser automovilista? ¡No hay problema! ¿Quieres ser comentarista deportivo? ¡Por favor! ¿Quieres trabajar como payaso en un centro comercial? ¡Excelente elección!

 


Entonces en su cumpleaños número 30 ese payaso medio calvo, sudado y con el maquillaje chorreado por la cara vendrá donde mi y me dirá: "¡Mamá! Tengo 30 años, soy payaso en un centro comercial. ¡¿Esa es la vida que querías para mi?! ¡¿En que pensabas cuando me decías que la educación superior no era importante?! ¡¿Qué esperabas, mamá, cuando me permitías salir con mis amigos en vez de estudiar matemáticas?!

Entonces le diré: "Mi amor, solo te seguía, no quería presionarte. No te gustaban las matemáticas, te gustaba jugar con los niños menores a ti". Entonces me contestará: "No sabía las consecuencias de todo eso, solo era un niño, no podía tomar desiciones y tu me cagaste la vida" y espaciaría el labial por su cara. Entonces me pararé, le miraré atentamente y le diré: "A ver, mijito, en el mundo existen dos tipos de personas: unos viven y otros buscan responsables y si no lo entiendes, eres un idiota".

Entonces el exclamará "oh" y se desmayará. La terapia psicológica tomará unos 5 años.

O no. Cuando tenga un hijo voy a hacer todo al revés: en cuanto cumpla 3 años comienzo a decirle: "No seas tonto, Pancho, piensa en tu futuro. Aprende matemáticas, Pancho, si no quieres trabajar toda tu vida en un call-center”.

Entonces en su cumpleaños número 30 ese ingeniero en sistemas medio calvo, sudado y con arrugas profundas y marcadas vendrá donde mi y me dirá: "¡Mamá! Tengo 30 años, trabajo en Google. Me saco la madre trabajando 20 horas al día, mamá. No tengo familia. ¡¿En que pensabas, mamá, cuando me decías que un buen trabajo va a hacerme feliz?! ¡¿Qué esperabas, mamá, cuando me hacías estudiar matemáticas a fuerza?!

Entonces le diré: "Mi amor, solo quería que tengas una buena educación, solo quería que tengas todas las posibilidades del mundo, mi corazón. Entonces me contestará: "y para qué carajo necesito esas posibilidades si no soy feliz?!" ¡Miro a los payasos en el centro comercial y me dan envidia! Es gente feliz. Podría estar en el lugar de ellos, pero tu me cagaste la vida"- y acomoda sus lentes en la nariz. Entonces me pararé, le miraré atentamente y diré: "a ver, mijito, en el mundo existen dos tipos de personas: unos viven y otros pasan quejandose y si no lo entiendes, eres un idiota".

Entonces exclamará "oh" y se desmayará. La terapia psicológica tomaría unos 5 años.

O así: cuando tenga un hijo voy a hacer todo al revés: en cuanto cumpla 3 años empezaré a decirle: "no estoy para machacarte. Estoy para amarte. Anda donde tu papi, mi amor, y preguntale a él no quiero ser la responsable".

Entonces en su cumpleaños número 30 ese director cinematográfico medio calvo con una tristeza profunda en sus ojos vendrá donde mi y me dirá: "¡Mamá! Tengo 30 años. Durante esos 30 años trato de ganar tu atención, mamá. Te dediqué 10 películas y 5 obras de teatro. Te escribí un libro, mamá. Parece que te da igual. Por qué nunca me diste tu opinión? ¿por qué siempre me mandabas donde mi papá?

Entonces le diré: "Mi amor, sólo no quería decidir nada por ti. Solo te amaba, mi corazón, para aconsejarte estaba tu papá. Entonces me contestará: "y para qué carajo necesito los consejos de mi papá si te pregunto a ti?! Toda mi vida trato de llamar tu atención. Estoy obsesionado contigo, mamá. Estoy dispuesto a dar lo que sea por una vez, una sola vez entender que es lo que piensas de mi. Con tu frialdad y silencio tu me cagaste la vida" Y dramáticamente pondrá su mano en la frente.

Entonces me pararé, le miraré atentamente y le diré: "a ver, mijito, en el mundo existen dos tipos de personas: unos viven y otros siempre esperan algo y si no lo entiendes, eres un idiota".

Ese texto está para prevenir el perfeccionismo materno, esas ganas de ser una madre ideal. ¡Relájense! A pesar de todos nuestros intentos de ser una madre perfecta, nuestros hijos de igual manera van a tener mucho de que hablar con su psicoterapeuta.

Escrito por Svetlana Khmel, traducido por mi ❤️

Compartir en Facebook
Please reload

Entradas destacadas
Entradas recientes

July 19, 2019

June 4, 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Instagram Social Icon
  • Google+ Basic Square

© 2017 Katya Yovich

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon