¿Por qué nos gusta enseñar a otros como tienen que vivir?

September 10, 2018

Fila para embarcar. Atrás mío una pareja de unos 50-55 años.

Él: ¿Cuándo te compras una mochila?! Eso de estar con bolsos no es práctico.
Ella: No me gustan las mochilas.
Él: Pero un bolso es incomodo. Además son malos para la postura.
Ella: Estoy bien así.
Él: Pero bla-bla-bla-bla.

 

 


Dios, como nos gusta enseñar a otros como tienen que vivir. “No tomes”, “no fumes”, “encuentra un trabajo estable”, “ya deberías casarte”, “mimas demasiado a tus hijos”, “baja de peso”, “asienta la cabeza”. Camuflamos nuestro deseo de cambiar al otro con preocupación y ganas de ayudar, mostramos a los que nos rodean que somos más sabios, más listos, más visionarios. Y sí, según nuestra visión de la vida esos consejos, peticiones y recomendaciones que damos son LOS correctos, pero ¿por qué los demás tienen que vivir como nosotros les decimos? Pues, les contesto. Porque así, controlando al otro, pretendemos obtener el control de lo que pasa en nuestras vidas. Gracias a esa ilusión del control manejamos nuestras ansiedades provocadas por traumas, experiencias y la propia vida. ¡Bingo! Controlo al otro, controlo mi vida, no siento lo que no me gusta sentir.

Lo malo de esa estrategia, a parte de que no funciona, es el costo. Es caro, caramba. El resultado del control (o protección como a veces lo llaman) es la calidad de nuestras relaciones. En cuánto más control hay, menos espontáneas y fluidas se vuelven las relaciones. La gente se aburre, empieza a mentir, distanciarse, buscar emociones positivas por otro lado. Al final gracias a las mentiras y promesas falsas, la situación se vuelve mucho menos controlable -> la ansiedad florece como Sakura en los cuadros japoneses -> empezamos a controlar más... ¡Paf! El círculo vicioso se cerró. ¡Bienvenidos al Infierno!

Muchos creen que si el otro cambia o hace lo que se le dice, la relación o situación mejora. Error. No tomamos en cuenta que hasta si él o ella corrige su comportamiento, igual vamos a seguir queriendo “mejorarlo” ya que la ansiedad interna que tratamos de callar no está provocada por lo que pasa externamente. Solo aprendiendo a manejar y soportar lo que sentimos, podemos encontrar esa paz interna que tanto buscamos y.... dejar a la gente que nos rodea tranquilos.

La moraleja: si tu pareja quiere viajar con bolsos feos y pesados, que lo haga.... Y si no lo puedes tolerar, la puerta siempre está abierta. ¡Déjalo vivir su vida!

PD Ya escucho esas voces molestas “y si es tu hijo y bla-bla-bla”... Consultar, aconsejar, aceptar. No cambiar. No funciona. Provoca rechazo y desilusión.

Compartir en Facebook
Please reload

Entradas destacadas
Entradas recientes

July 19, 2019

June 4, 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Instagram Social Icon
  • Google+ Basic Square

© 2017 Katya Yovich

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon