Sobre el perfeccionismo y la autoestima

June 11, 2018

En la sociedad de hoy el perfeccionismo no se ve como algo anormal o raro. Al revés, a veces la idea del perfeccionismo se apoya, se considera como una manera de constante crecimiento personal. Pero la verdad es que es un estado de neurosis: uno desprecia cualquier cosa que no alcanza a ser perfecta. Pero lo perfecto, lo ideal es antónimo de lo real, por lo tanto un perfeccionista siempre está desvalorizando lo que hace, cualquier resultado le parece insuficiente y, como consecuencia, siempre está regañando a uno mismo y despreciando el resultado de sus esfuerzos. EL PERFECCIONISMO SANO NO EXISTE. La gente no perfeccionista construye su personalidad, visión interna de uno mismo en base a sus logros y errores. Toda la experiencia vital del perfeccionista se basa en “fracasos”, esfuerzos sobre humanos y frustraciones. Logicamente, un perfeccionista no puede tener una autoestima sana. Si todo lo hago mal (leer imperfecto) ¿qué clase de profesional/ madre/ esposa/ persona soy?

A parte de auto castigarse y maltratarse constantemente, los perfeccionistas desarrollan el síndrome del impostor, es decir se vuelven incapaces de internalizar, apreciar sus logros y aceptar que son justos y merecidos. Por una parte el logro se desvaloriza (“no es nada del otro mundo ser el gerente de ventas”, por ejemplo), pero por otra parte la persona siente que no merece tener lo que tiene (“no sé lo suficiente, no soy perfecto”).

Según estadística mundiales, el 95% de perfeccionistas tienen tanto miedo de “fracasar” (leer no lograr un resultado ideal) que prefieren ni si quiera intentar. Por ejemplo, se conforman con un trabajo mediocre para su nivel de educación o inteligencia, o hacen cosas para regalar cuando podrían hacer un negocio de ello. El potencial no realizado, comparaciones con otras personas que, a pesar de ser “imperfectos” logran sus metas, les lleva a depresiones, bajo autoestima y, a veces, suicidios. La solución en ese caso es pensar menos y hacer más a pesar de los miedos. El crecimiento sin fallas es un ideal inalcanzable. En la vida real aprendemos cometiendo errores. Es normal. Acepten que el desarrollo es como una sinusoide, no una línea recta que va hacia arriba.

El 5% de perfeccionistas que logran a ser exitosos (normalmente es gente muy competetiva), viven en un estés constante, no pueden relajarse ni un día, cualquier cumplido lo ven como halago que no tiene nada que ver con la realidad, desvalorizan todo lo que hacen. En ese caso funcionan bien las afirmaciones positivas y el apoyo interno que ayuda a bajar las exigencias internas.

Compartir en Facebook
Please reload

Entradas destacadas
Entradas recientes

July 19, 2019

June 4, 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Instagram Social Icon
  • Google+ Basic Square

© 2017 Katya Yovich

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon