¿Cómo superar la depresión?

June 4, 2018

“Mi depresión es como una planta con hojas marchitas”, “es como un agujero negro”... “mi depresión es como un pantano que me consume”... Así describen sus depresiones mis clientes. Desprenderse de la depresión, verla desde afuera es el primer paso pasa superarla.

La base de la depresión es la creencia interna de que el mundo y la gente que me rodea me deben algo, tienen que corresponder mis expectativas. Mi marido tiene que respetarme, mis padre no debía morir, mi jefe no tiene por que despedirme, no puedo enfermarme... Todo tiene que ir COMO YO QUIERO, COMO YO HE PLANEADO. Si no es así, me deprimo, me decaigo, pierdo las ganas de vivir. Depresión es una reacción infantil a los estímulos externos. Es el afán masoquista de darse amor que tanto anhela, es un intento de abrazar, cuidar, proteger a su niño interior, de recibir amor y apoyo de la figura paterna (padres, pareja, Dios, etc.).

A pesar de ser un estado difícil y doloroso, la depresión puede brindar a uno varios beneficios: tiempo para reflexionar y descansar, permiso interno para hacer cosas “prohibidas”: comer dulces, fumar, drogarse, descuidar el físico, pasar días eternos en la cama, apartarse de la gente, ser grosero, etc. ¿Qué más da? Ya no me interesa nada, no quiero vivir, no veo futuro, no tengo planes ni estrategias... Puedo relajarme y hacer l o q u e s e a. La gente me da más atención, se preocupa de mi, trata de complacerme, etc. Tal vez, es la única manera que conozco de pedir amor y apoyo.

Además, la depresión es una de las maneras de sentirse vivo. Explico: hay muchas personas que con el tiempo pierden la habilidad de sentir, o sea de diferenciar matices de emociones. Al perder esa habilidad dejan de sentirse vivos ya que las emociones es la única manera de percibir el mundo. Para volver a sentir, necesitan experimentar emociones muy fuertes (igual que los drogadictos que cada vez necesitan una dosis más grande). Algunos se dedican a deportes extremos, otros a montar escándalos por cualquier cosa, otros caen en depresiones. El dolor me recuerda que todavía soy capaz de sentir. Si sufro, existo.
Repito: la depresión es muy dolorosa, pero también llena de bonos como satisfacción de necesidades conscientes o inconscientes y descargo de la responsabilidad por su vida.

¿Qué hacer? Tomar la responsabilidad por su estado y tomar la decisión de salir de eso. ¿Cómo? Haciendo cosas que no tienes ganas de hacer. Por ejemplo, deporte. Encontrar una motivación, una meta para conseguir a pesar de que no haya ganas, ni deseos. La energía aparece al actuar. Otra cosa es encontrar los beneficios, las necesidades que satisfaces estando deprimido y darse permiso de satisfacerlas de una manera sana, “legal”.

PD A pesar de que en Estados Unidos y acá, en Ecuador, los antidepresivos son muy comunes, no estoy de acuerdo con medicar a toda la gente que se siente mal o tiene depresión. Desde mi punto de vista, las pastillas son necesarias en casos extremos (alto riesgo de suicidio, incapacidad de hacer la rutina diaria, depresiones endógenas (las que se crean dentro del cerebro, sin necesidad de que exista un factor externo), etc.), pero la mayoría de la gente puede cambiar su estado con ayuda de un psicólogo ya que los medicamentos es una muleta que ayuda a caminar y recuperarse, pero no sana el hueso, ni hace rehabilitación de la pierna. Igual las pastillas: alivian el estado emocional, pero no enseñan a cambiar las creencias destructivas, ni aprender a satisfacer sus necesidades de una manera sana, tampoco buscan nuevas motivaciones.

Compartir en Facebook
Please reload

Entradas destacadas
Entradas recientes

July 19, 2019

June 4, 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Instagram Social Icon
  • Google+ Basic Square

© 2017 Katya Yovich

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon