Desconectarse para conectarse

March 15, 2018

“Si no me obligara a nada y me permitiera hacer lo que yo quiero, no tendría trabajo y pasaría todo el día viendo pelis”. Es uno de los comentarios más frecuentes que escucho en las consultas cuando empezamos a trabajar el tema de autovaloración. Es verdad: la mayoría de la gente está tan agotada que lo único que quiere es dormir, estar en la cama leyendo, irse a un lugar lejano para desconectarse del mundo o viajar. O sea NO HACER NADA. No es natural, pero es lo habitual. Si basamos nuestras vidas en obligaciones, ganas de demostrar algo a alguien, ser perfectos y exitosos (según las normas sociales), obviamente vamos a cansarnos. La mayoría de tiempo no vivimos como queremos. El esfuerzo de estar dentro de los estándares requiere energía tanto psíquica como emocional. Para reponer al menos algo de esas fuerzas vitales que malgastamos día a día, pasamos tumbados frente de la tele durante todo el fin de semana. Ese es el costo de nuestras mascaras y roles que no queremos o no estamos preparados a jugar.


Hace poco leí sobre la Escuela de Summerhill. Es una escuela inglesa donde los alumnos nuevos no están obligados asistir las clases, son libres de hacer lo que quieran. En 6 meses como máximo los niños empiezan a estudiar por su propia voluntad, sin presión ninguna. El fundador de la escuela está seguro que después de un tiempo de libertad dentro de nosotros se despierta la necesidad de autorrealizarnos y desarrollarnos. Es natural. ¿Será por eso cuando nos sentimos tranquilos y descansados “escuchamos” mejor nuestros deseos y necesidades, sabemos que es lo que queremos de la vida, etc.? ¿Tal vez por eso la gente que ama lo que hace, no salta de alegría cuando “por fin” llega el viernes?


Cuando recién empecé mi camino de “quiero vivir la vida que quiero yo, no mis padres, ni la sociedad” tuve que permitirme “no hacer nada” (no ir al gimnasio si no quería, pasar la tarde viendo series en vez de leer algo útil, dejar de trabajar por un tiempo, permitirme comer helados a pesar de que contienen azúcar, pasar el día chismeando con mi mamá, etc.). Aun que no era nada fácil y me desgarraba el sentimiento de culpa y resistencia interna, sentía que era necesario. Después de esa recuperación de todos los “debería” y “tengo que” me volví más relajada conmigo misma, dejé de controlar a toooodo y a todos, entendí que es lo que quería hacer de mi vida. Y si me preguntan si es que mis tiempos de desarrollo son iguales que antes, les contesto que no lo sé. Solo difruto de lo que hago notando mis progresos y estanques, siendo feliz con lo que soy. Creo que eso es lo que cuenta.

Compartir en Facebook
Please reload

Entradas destacadas
Entradas recientes

July 19, 2019

June 4, 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Instagram Social Icon
  • Google+ Basic Square

© 2017 Katya Yovich

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon